Recorriendo sierras y llanuras en la provincia de Buenos Aires

Salimos en búsqueda de paisajes soñados que combinan la inmensidad de las pampas y la belleza serrana flanqueadas por espejos de agua. Desde Mar del Plata, nos espera un recorrido que combina tradición, naturaleza, historia y gastronomía. Si te encontrás en “La Feliz”, animate a esta escapada de dos días a pura sierra y llanura.

Día 1: Mar del Plata – Balcarce – Tandil

A 45 kilómetros de Mar del Plata, por la Ruta Nacional 226, llegamos a La Brava, laguna del partido de Balcarce. Rodeada de bosques, sierras y un arroyo, es el escenario ideal para practicar deportes náuticos y pasear por los muelles del tradicional club de pesca.

Luego, continuamos durante 30 minutos por la misma ruta y nos dirigimos hacia el centro urbano balcarceño donde encontramos un imperdible: el Museo del Automovilismo dedicado a la vida y carrera profesional de Juan Manuel Fangio. Además, podemos conocer la casa natal del famoso piloto de Fórmula 1 y el taller “La Escudería”, atracciones que, junto al autódromo municipal, forman parte del Circuito Fangio.

Otras de las actividades que recomendamos son la visita a La Plaza Libertad, al ex-matadero, al cementerio municipal y a la Escuela Media N°1, construidas por el arquitecto Francisco Salamone; las exploraciones en el cerro “El Triunfo” y la sierra “La Barrosa”, y la degustación del famoso postre Balcarce.

Por la tarde, retomamos la RN 226 y luego de una hora de viaje pernoctamos en Tandil.

Día 2: Tandil – Ayacucho – Mar del Plata

La ciudad de Tandil alberga una amplia cantidad de atractivos turísticos como la Piedra Movediza, el Cerro Centinela y el Monte Calvario. Una experiencia ideal es detenerse a probar los embutidos de producción local cuyos productos estrellas son los salames y los quesos, acompañados de un vino o una cerveza artesanal.

A la tarde, viajamos durante 75 kilómetros por la Ruta Provincial 74 y llegamos a Ayacucho. En su ciudad cabecera visitamos la Plaza San Martín, convertida en un magnífico rosedal que le valió el apodo de “Ciudad de las Rosas”.

En el Parque Infantil del “Club de Leones de Ayacucho” descubrimos una reliquia que sorprende a propios y extraños: el Primer Carrusell Argentino, declarado Patrimonio Histórico Cultural de la Provincia.

Pasear por el Centro Recreativo Comunal, un amplio predio atravesado por el arroyo Tandileofú, recorrer la casona edificada en el lugar en el año 1900 – hoy refuncionaliza y convertida en espacio gastronómico y de recreación- es una excelente manera de terminar el día y emprender el regreso de 160 kilómetros hasta Mar del Plata, por RP 29 y RN 226.

Si visitás alguno de estos destinos, recordá usar siempre tapaboca-nariz, higienizar las manos con frecuencia y mantener el distanciamiento. Ante cualquier duda sobre protocolos y recomendaciones sanitarias para realizar actividades turísticas.

https://www.buenosaires.tur.ar/